El 9 de julio de 1816 el nuevo Congreso reunido en Tucumán decidió declarar la Independencia de nuestro territorio. Esta fecha es parte de un proceso histórico, donde se fue forjando la idea de la independencia. La defensa de los criollos frente a las invasiones inglesas, el primer gobierno patrio del 25 de mayo de 1810, la Asamblea Constituyente de 1813…

Los protagonistas de nuestra historia fueron valientes para hacer frente a sus diferencias personales y a las dificultades que se les presentaban. No fue una tarea fácil, pero los unía la decisión de no volver a ser dominados por ningún otro país, principio básico de ser independiente.

Nuestro presente es producto de esta historia, repleta de acuerdos y desacuerdos, encuentros y desencuentros. Y la historia no la hacen solamente los próceres, sino también cada uno de nosotros. Hoy tenemos la posibilidad de generar consensos y acuerdos que permitan la construcción de una sociedad unida, más allá de nuestras diferencias.

Aún estamos a tiempo de revisar nuestras actitudes y ser verdaderamente libres. Emulando la valentía de aquellos que decidieron cortar lazos con España para ser responsables de una historia independiente, asumiendo nuestro propio destino. Construyendo un país solidario, más honesto, responsable y justo.

La Patria es algo que construimos día a día, entre todos. En nuestro trabajo, en la escuela, en la casa, haciendo para uno y para todos, sabiendo de que cuanto más aprendemos, más libres somos y más honramos a nuestros antepasados, cuyos valores están hoy vigentes, en las ideas de independencia y autonomía. Entre todos, luchemos por resguardar este legado como herencia para el futuro.

Y recordemos siempre las palabras del General San Martín:

 “Seamos libres que lo demás no importa nada”.
 


Galeria