La convicción de “poder hacerlo”, la mejor lección que podemos aprender.
 
Un domingo diferente pasamos alumnos y profesores del Colegio. Un domingo excepcional, emotivo, divertidísimo, a puro deporte en el Campus San Andrés.
Todos aprendimos mil lecciones, el esfuerzo y afecto en su máxima expresión, solidaridad, gratitud, modales y tantos otros atributos que a veces parecen dormidos en nuestro día a día.
Una mañana para focalizarse en dos entrenamientos de Hockey y Rugby de las “Lionas” y los “Pumpas” con jugadores no convencionales; las Lionas compuestas por jugadoras con síndrome de Down en su gran mayoría, y los Pumpas por jugadores con diferentes discapacidades.
La metodología de trabajo radica fundamentalmente en entrenamientos básicos de cada deporte con ayuda de facilitadores (jugadores convencionales) que en su mayoría fueron nuestros alumnos y alumnas de primaria y secundaria, que cumplían con las consignas dadas por los entrenadores.
Ciertamente allí, en los entrenamientos es donde el esfuerzo aparece en su máximo esplendor para todos y cada uno de los que integran la actividad propuesta, para los jugadores (hay que ver a las chiquitas de Hockey trabajar técnicas tan difíciles que involucran palo y bocha con tanta dedicación para lograr una consigna!!!), para los facilitadores y para los entrenadores. Pero es tanto el amor y la solidaridad que reina entre todos , alegría y felicidad por estar participando, que el juego pasa a ser lo primordial, solo se trata de jugar, se corrige, si, pero sólo se trata de jugar. Es el deporte en su máxima expresión.
Jugaron partidos luego de los entrenamientos, y no había rostro en todo el Campus que no expresara una sonrisa, festejamos goles y tries, tacles y driblings, conversiones y amagues, todo enmarcado en un fair play para que muchos equipos convencionales imiten!!
Terminamos con un tercer tiempo compartido entre Hockey y Rugby : primera vez que sucedía entre ambos equipos, toda una experiencia para todos, ellos y nosotros. Tengo que decir que fue uno de los mejores de los que tuve oportunidad de compartir, y no por un tema emotivo, sino por la participación de todos en un marco de diversión (bailaron y cantaron a más no poder), jugadores, papás, mamás, nuestros chicos, entrenadores y profesores. Una vez finalizado el tercer tiempo, dejaron el Sports Pavillion impecable.
Se fueron muy contentos, nunca me sentí en la posición de este domingo: todas las familias y jugadores y entrenadores nos agradecían por haberlos recibido en el Campus. Pero en realidad, los agradecidos fuimos nosotros por todo lo que nos dejaron en nuestros corazones.
Por último y como detalle destacable, en el Campus del Colegio ya entrenaron los Pumas, los Jaguares, tuvimos clínicas con las Leonas, y esta vez tuvimos el honor y orgullo de recibir a los Pumpas y las Lionas!!!!!!
Muchas gracias a todos, pero fundamentalmente a todos nuestros alumnos y alumnas que participaron, muchos de ellos previo a sus partidos por la tarde. Otro ejemplo de esfuerzo y compromiso.
 
 
                                                                                                              Prof. Daniel Pueta


Galeria