Proyecto Educativo

Campus San Andrés

 

Introducción al Proyecto Educativo

El desarrollo del Master Plan de la Escuela Escocesa San Andrés implica mucho más que diseñar edificios más espaciosos, luminosos, modernos, eficientes o funcionales. Constituye una oportunidad única para pensar los espacios destinados al aprendizaje en función de un nuevo modelo educativo derivado de los importantes cambios en el paradigma educativo, y que afectan profundamente y de manera sumamente beneficiosa a la educación. Las reglas del juego en educación son muy diferentes al pasar a ser la primera generación de educadores que tiene acceso a todo el conocimiento humano acumulado, lo cual implica una redefinición del rol de los educadores, con el consiguiente impacto que esto tendrá sobre el ámbito físico donde se desarrolla el prendizaje. En consecuencia, antes de entrar en ningún detalle relacionado con los aspectos propiamente de infraestructura, resulta importante detallar los aspectos centrales que constituyen el proyecto educativo a futuro de la escuela, y que serán los fundamentos que luego serán concretados a través del diseño de cada uno de los edificios que compongan el Campus San Andrés.

 

Un proyecto educativo más centrado en el alumno

Un mayor énfasis en aprender que enseñar.

Los avances en la tecnología, el desarrollo de Internet y la posibilidad de acceder a todo el conocimiento humano acumulado hace que el proceso de enseñanza y aprendizaje esté más centrado en la posibilidad de aprender, generando hábitos de aprendizaje de por vida y de aprendizaje independiente, ya que éste no se limita a la escolaridad formal sino que continúa fuera de la escuela.

Cambios en el rol del docente.

Los cambios mencionados anteriormente, y el mayor foco en la enseñanza sobre el aprendizaje, necesariamente llevan a pensar cambios en el rol del docente. De tener un papel fundamental en la transmisión del conocimiento, y basar la pedagogía mayormente en las clases magistrales en las que el docente expone frente a sus alumnos, se pasa a un modelo en el que el docente también aprende junto a sus alumnos y adquiere un rol más de mentor o facilitador asistiendo a sus alumnos en aprehender y generar el conocimiento.

Distintos estilos de aprendizaje.

A diferencia de las aulas actuales en las que se evidencia, a través de la disposición física de los pupitres que están alineados hacia el frente, donde da la clase el docente, los nuevos espacios para el aprendizaje serán flexibles, de manera tal de permitir el aprendizaje en diversas modalidades y estilos que se adapten a las diferentes actitudes y estilos de aprendizaje de los alumnos.

Espacios comunes para actividades específicas.

Se deberá incluir, asimismo, desde el diseño mismo, espacios en el centro que permitan realizar actividades comunes y de colaboración entre los alumnos.

Áreas para el aprendizaje independiente y silencioso.

También estarán previstas áreas en las que los alumnos puedan estudiar por su cuenta, pero atendiendo al aprendizaje independiente en función de un nuevo paradigma del conocimiento que propende al aprendizaje de por vida.

 

Un currículum para el siglo XXI

Currículum basado en aprendizaje independiente.

Tal como se expresara anteriormente, el fundamento de un currículum para el siglo XXI se centra en la posibilidad de continuar aprendiendo de por vida. En función de ello, es importante basar este currículum en actividades que fomenten la deducción, inferencia, y otros enfoques hacia el desarrollo de habilidades que propendan al aprendizaje de por vida.

Evaluación que se adapte a diferentes estilos de aprendizaje.

Si bien es universalmente aceptado que se debe evaluar a los alumnos en función de sus estilos de aprendizaje e inteligencias múltiples, la evaluación en las escuelas continúa predominantemente siendo de prueba escrita contra reloj, sumativa y al final de la unidad. Se debe trabajar exhaustivamente en general modelos de evaluación que permitan el desarrollo del potencial de aprendizaje de todos los alumnos y que contemple, además del contenido, las habilidades del siglo XXI

Flexibilidad en el diseño curricular.

El nuevo currículum deberá, además de tener flexibilidad en los contenidos y habilidades que, necesariamente, irán cambiando en el futuro, prever flexibilidad en la estructuración horaria a lo largo del día escolar. Se prevé que se incluirán períodos de libre estudio en diferentes horarios del día, un currículum y, por ende, un horario menos estructurado, y la inclusión de actividades extracurriculares dentro del horario habitual de clase.

Revisión del rol de cada una de las asignaturas en el currículum.

La estructuración tradicional del currículum escolar en cuanto a las materias, contenidos y actividades a enseñar y aprender, deberá ser completamente reevaluada de manera de tener en cuenta las nuevas necesidades en el contexto de la era del conocimiento. Frente a un escenario de superabundancia de datos que hace imposible cubrir analíticamente todo el conocimiento acumulado, algunas asignaturas como por ejemplo arte, adquieren una relevancia distinta al desarrollar habilidades no convencionales y que pueden ser de gran utilidad en el contexto del siglo XXI.

Mayor énfasis en arte y música.

Más allá del resto de los cambios en el currículum, que serán evaluados en el futuro, claramente tendrá una mayor preponderancia el arte y la música como áreas que propenden al desarrollo de habilidades relacionadas con el contexto del siglo XXI.

 

Pequeñas comunidades de aprendizaje

Trabajo con grupos más pequeños reforzando la dimensión comunitaria.

Uno de los desafíos de integrar la escuela en el nuevo campus, está dado por la convergencia de ambos jardines de infantes y escuelas primarias, con lo que es necesario retener una dimensión que permita la atención personalizada de los alumnos. El diseño de los edificios deberá contemplar la dimensión óptima de las comunidades de aprendizaje para poder desarrollar una pedagogía acorde.

Desafío asociado al tener una escuela más grande, y unificar primarias y jardines.

Como se mencionara más arriba, un desafío especial consiste en desarrollar un modelo de aprendizaje que permita retener una atmósfera familiar y proveer a las necesidades de cada uno de nuestros alumnos al integrar las escuelas primarias y dos jardines de infantes, con lo que el diseño preverá, desde su origen, la mejor respuesta a este desafío.

Reevaluar la estructura docente y directiva.

Otro desafío asociado a la nueva realidad de la escuela, consiste en diseñar una estructura docente, de soporte, y directiva de manera de optimizar los recursos humanos y contar con especialistas para cada área del conocimiento y edad de los alumnos.

 

Tecnología distribuida para el aprendizaje

Tecnología enfocada en el aprendizaje.

La presencia de la tecnología en el nuevo campus estará enfocada fuertemente hacia la dimensión del aprendizaje, de manera de convertirse en un catalizador y un vehículo para lograr el objetivo de fomentar en los alumnos habilidades que tiendan al aprendizaje de por vida.

No más laboratorios de computación.

A diferencia de los modelos actuales, los laboratorios de computación, centralizan el uso y el aprendizaje de la tecnología en espacios centrales, no existirán más, ya que los alumnos contarán con dispositivos portátiles, que permitirá que la tecnología que distribuida a lo largo de todos los espacios de aprendizaje. Existirán los laboratorios multimediales, donde se podrán realizar tareas sumamente específicas y que requieren de mayor capacidad computacional, como edición de video, y otras actividades de diseño gráfico avanzado.

Exploración de alternativas para soluciones uno a uno.

Progresivamente se comenzarán a evaluar distintos tipos de dispositivos (computadoras portátiles, tabletas) que permitan la implementación de los denominados modelo uno a uno, en lo que tanto los alumnos como los docentes cuentan con sus propios dispositivos multimedia con acceso a Internet.

 

Aprendizaje colaborativo como el modelo por default

Pedagogía basada en el aprendizaje colaborativo.

A pesar de que, actualmente, en todo orden de actividades, la tecnología permite trabajar de manera colaborativa en equipos de trabajo, la pedagogía vigente aún en las escuelas está casi enteramente basada en el aprendizaje individual. Una pedagogía a futuro deberá contemplar como modelo de aprendizaje por default el trabajo en equipo y la colaboración entre los alumnos.

Equipos docentes que comparten recursos y habilidades.

A diferencia del modelo actual en el que cada docente es responsable de un curso o de su asignatura, se estructurarán los equipos docentes de manera tal de compartir recursos, y que cada uno de ellos pueda brindarle a sus alumnos un modelo de enseñanza basado en su mejor capacidad, a fin de poder optimizar los recursos docentes en la escuela.

Áreas comunes para colaboración de docentes.

El diseño de los edificios incorporará espacios específicamente destinados a la colaboración entre docentes, generando comunidades profesionales de aprendizaje, y donde además puedan interactuar con los alumnos en tal sentido.

Aprendizaje interdisciplinario.

Otra fuerte tendencia curricular para el futuro es la de la integración de las áreas del conocimiento, en un modelo que se asemeja más a la realidad y se distancia de la compartimentalización artificial de la realidad en asignaturas. El trabajo en proyectos y en resolución de problemas de la vida real será mucho más frecuente en el desarrollo de un currículum futuro en la escuela.

 

Sustentabilidad

Instalaciones emblemáticas en el nuevo campus que corporicen una filosofía de cuidado del medio ambiente.

Determinadas instalaciones muy visibles en el nuevo campus tendrán como objetivo no solamente la conservación del medio ambiente en sí mismo sino, además, servir de modelo de aprendizaje de los alumnos de manera tal de evidenciar una filosofía de la escuela de atención y cuidado al medio ambiente.

Estándares ambientales a determinar.

Existe la posibilidad de evaluar el cumplimiento de algún nivel de la norma LEED, de manera de lograr una certificación ambiental que sería única para escuelas de Argentina y, posiblemente, también de Latinoamérica.

Alumnos activamente involucrados en el manejo de los controles ambientales (el edificio como un libro de texto en tres dimensiones).

Algunas de estas instalaciones destinadas a la conservación del medio ambiente podrán ser operadas y administradas por algunos alumnos, de manera tal de constituirse en oportunidades efectivas de aprendizaje y de transmisión del valor del cuidado del medio ambiente.

Espacios verdes, espejos de agua en el campus, sensación de ambiente natural.

El nuevo campus incluirá abundantes espacios verdes, espejos de agua, y espacios específicos naturales en donde los alumnos podrán pasar sus tiempos de recreo y realizar actividades de aprendizaje.

 

Un modelo de educación integral

Una educación integral, que apunta a otras dimensiones además de lo académico.

El currículum futuro de la escuela, tal como se viene trabajando en los últimos años, apuntará al desarrollo integral de los alumnos, en dimensiones personales, de formación del carácter y valores, además de trabajar en pos de mantener y mejorar la propuesta y el proyecto académico de la escuela.

Rol cada vez más importante de actividades extracurriculares, incluyendo deportes, música, teatro, y arte.

Las actividades no curriculares adquirirán un rol cada vez más importante en el proyecto educativo de la escuela, dado que contribuyen a una formación en valores y en habilidades de suma importancia en el contexto en el que se desenvolverán nuestros alumnos.

Cambio importante y muy positivo detener el campo de deportes en el campus.

Un cambio sumamente positivo pero no por ello menos importante, consiste en tener el campo de deportes en el campus, con lo cual se ahorrarán valiosos tiempos de desplazamiento hacia el campo de deportes, que podrán ser utilizados para mejorar el proyecto educativo de la escuela.

Mayor cantidad de actividades en un entorno más abierto y acogedor.

El poder contar con un campus bien diseñado, luminoso y atractivo, hará que se puedan desarrollar cada vez más actividades dentro y fuera del horario escolar, mejorando la dimensión comunitaria de la propuesta educativa de la escuela e integrando a toda la comunidad de San Andrés.

Abierto a la comunidad, oportunidades de aprendizaje en el servicio.

Se prevé que el nuevo campus estará abierto a la comunidad que lo rodea, de manera de constituirse en un polo cultural y de servicio en su zona de influencia. La zona en la que se ubica en el nuevo campus, permite, asimismo, muy interesantes posibilidades de realizar experiencias de aprendizaje en el servicio con los alumnos.

 

Limitaciones del actual modelo de infraestructura de la escuela

La estructura edilicia actual de la escuela comprende dos sedes, Olivos y Punta Chica, y un conjunto de edificios,algunos de ellos diseñados específicamente para uso escolar, y otros que han sido adaptados para tal fin. Los diversos sectores de la escuela, ocupan edificios distribuidos en un entorno urbano en Olivos, separados físicamente por las vías del ferrocarril y calles de circulación pública, mientras que en Punta Chica se concentran los usos académicos en un solo edificio.

Más allá de cuestiones relativas a la obsolescencia de algunos edificios, cuya edad requiere sustanciales inversiones en el área de mantenimiento, mejorar las actuales instalaciones en las sedes que hoy ocupa la escuela resulta de muy difícil concreción debido, por un lado, a restricciones en cuanto a las superficies a construir, así como al hecho de que se trata de edificios pensados para un modelo educativo basado en una pedagogía diferente.

El desplazamiento de los alumnos entre los diversos edificios, sobre todo en la escuela secundaria, no solamente genera ineficiencias que resulta en pérdidas de tiempo, sino que además no ayuda a generar un sentido de pertenencia, y atenta contra el desarrollo de una verdadera comunidad de aprendizaje.

 

Ventajas educativas de concentrar todo el colegio en un solo campus

El poder consolidar toda la escuela en un solo espacio físico genera una serie de ventajas notables en el desarrollo del proyecto educativo:

• Campo de deportes: el poder contar con las instalaciones deportivas en el mismo campus permitirá una mayor flexibilidad en la inclusión de las actividades deportivas, y una importante ganancia de tiempo que actualmente se invierte en los traslados hacia Punta Chica.

• Aprovechamiento de espacios específicos: utilizar espacios muy específico como teatro, auditorio, gimnasio cubierto, pileta para todos los alumnos del colegio redundará en una mayor eficiencia y se evitará tener que duplicar dichos espacios que no son utilizados con una frecuencia tal que lo justifique. Asimismo, este mejor aprovechamiento permitirá realizar una inversión que pueda ser disfrutada por todos los alumnos de la escuela en equipar dichos espacios específicos con equipamiento, materiales, y la mejor tecnología para el uso al que están destinados.

• Comunidad educativa: el hecho de que la escolaridad de los alumnos se desarrolle íntegramente en una sola sede, permitirá una interacción entre alumnos, docentes, y familias que constituyen una verdadera comunidad educativa, aprovechando también el ejemplo de los alumnos más grandes, que suelen ser modelos muy positivos para los más chicos.

• Coordinación: la convergencia en una sola sede también permitirá un trabajo más consistente y coherente de los equipos docentes, al poder generarse espacios más frecuentes para reuniones y coordinación del proyecto educativo de la escuela.

• Identidad: un factor esencial en el desarrollo de cualquier comunidad educativa es construir y sostener una fuerte identidad. La sede única le dará a la escuela San Andrés una identidad muy fuerte también construida desde lugares y edificios emblemáticos, así como el hecho de realizar toda la escolaridad en un mismo lugar.

Relations with other institutions